ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Noviembre
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30

Ford, ¿ser o estar?

Un vistazo a lo que podría ser el retorno de la marca del óvalo al WRC

Con Coca-Cola | Raymond Blancafort

Ford está valorando muy seriamente y de forma urgente su retorno oficial al Mundial de Rallyes cara a la próxima temporada. Y muchos se preguntan, ¿pero no ha conseguido este año los dos títulos? La razón de todo ello hay que buscarla en la peculiar filosofía de competición en Ford. Siempre ha estado en las carreras, pero no siempre ha jugado el papel de protagonista o asumido el riesgo directo.


En castellano, ser o estar -al igual que haber o tener- son verbos auxiliares, que en ocasiones vienen a ser lo mismo y en otras ocasiones tienen significados o usos muy distintos.


Ambos representan en cierta manera la presencia de Ford en el Mundo de la Competición. Una presencia en cierta forma continuada -al menos en el mundo de los rallyes- pero no siempre como protagonista. Es decir Ford ha estado, pero no siempre ha sido.


En estos momentos, en Ford se está valorando si franquea, una vez más, el paso que existe entre el estar y el ser, diez años después de sus últimas coronas, veinte años después de que Malcom Wilson y su empresa M-Sport  tomara las riendas de la defensa de Ford en el Mundial de Rallyes, ya fuera gestionado la participación de los coches oficiales, ya sea -como es el caso actual- apechugando toda la responsabilidad en el mundo de los rallyes -desarrollo de los coches, fichas de pilotos y gestión de las carreras- contando con el apoyo financiero de Ford como generoso patrocinador y quizás proveedor técnico.


Esto se nota claramente en detalles. Hasta 2013, su participación fue defendiendo los colores oficiales. Desde entonces, M-Sport ha sido un equipo completamente privado, apoyado por Ford. Y con él Wilson ha dado a la marca del óvalo el mejor resultado de su historia. Doblete, los dos títulos, pilotos y constructores.


El de pilotos se les resistía a los ‘americanos’ desde 1981 cuando lo logró con Ari Vatanen; dos años antes lo había logrado con Bjorn Waldegaard, pero hay que decir que Waldegaard corrió alguna prueba con Mercedes. El de constructores no lo habían conseguido nunca… sólo este año… aunque oficialmente la corona es de M-Sport, aunque para la afición es un título Ford.


Ahora Ford está valorando dejar de ‘estar’ mediante ‘testaferro interpuesto’ (perdón Malcolm por la expresión) para volver a ‘ser’ protagonista directo. Es una de de las condiciones que exige Sebastien Ogier para seguir en el equipo y también lo que necesita Malcolm Wilson para reforzar la estructura y sobre todo seguir con el desarrollo del Fiesta WRC ante la previsible carrera armamentística a la que deberá enfrentarse porque Hyundai y Toyota, también Citroën, no van a quedarse con los brazos cruzados.


Afortunadamente, los rallues son una especialidad en la que el piloto cuenta todavía mucho, muchísimo. También el copi, claro. Por eso el Ford Fiesta ha ganado este año. Quizás no tenían el mejor coche pero sí al mejor piloto. Y además, cuando Ogier no podía, ahí estaban Ott Tänak o Elfyn Evans dando el callo… así que el Fiesta WRC+ desarrollado por Malcolm Wilson era en cualquier caso un gran coche, quizás no el mejor, pero no muy lejos de serlo.


Lo de ser y estar es algo inherente a Ford. Fijemos en el famoso motor Ford Cosworth DFV de F1. Ford financió el desarrollo del motor -dicen que por más o menos medio millón de dólares. Fue una unión exitosa, dominadora entre 1967 y 1983. Aunque continuó por muchos años más, hasta 2004.los resultados ya no fueron los mismos.


Un esquema similar se dio como equipo de F1. Primero financió el equipo Stewart de 1997 a 1999, para comprarlo y bautizarlo como Jaguar -marca entonces perteneciente a Ford- de 2000 a 2004 antes de venderlo a Red Bull.


Incluso en los grandes años de Le Mans, Ford empleó a estructuras aparte para hacer correr los GT40 oficiales -hubo asimismo muchos GT40 privados- y después apoyo los Mirage (derivados del GT40) de John Wyer o los Ford P100 de Alan Mann. Incluso en el actual WEC, los Ford GT los hace correr el equipo de  Chip Ganassi.


O si nos remontamos a la época de los turismos del 60 a los 80, Ford hizo una gran base con el Escort, que diversos preparadores desarrollaron ya fuera para circuitos o rallyes.


Raymond Blancafort

Otros artículos


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir